Beneficios del desarrollo de un sector de servicios avanzados

En el post anterior definíamos qué es una empresa de servicios avanzados. En éste nos centramos en empezar a identificar los beneficios que podría traer su desarrollo en nuestra región. En nuestra opinión el desarrollo de este tipo de empresa de servicios tendría importantes bondades para tres agentes; las empresas industriales, el desarrollo territorial y el propio sector servicios.

Las empresas industriales, especialmente aquellas que se engloban en la fabricación avanzada, necesitan de un sector que apoye su competitividad a través de la prestación de servicios que ella misma no puede desarrollar de forma efectiva. Gran parte de las estrategias industriales pasan hoy por la especialización en tecnologías o nuevas formas de fabricación que no dejan espacio para que otras actividades conexas puedan desarrollarse internamente dentro de la organización. Este hecho es especialmente cierto en el caso de las PYMES, donde su reducido tamaño es un elemento más para la necesidad de acudir a un sector de servicios externo para completar su oferta en los mercados globales. Se trata de hacer crecer de forma colaborativa al sector servicios y al sector industrial como una pieza integral en los mercados globales.
El sector de servicios avanzados se basa en la aportación de alto valor añadido al mundo empresarial. Es por ello que, como muchos estudios han puesto de relieve, el empleo que crean es de alto valor añadido, es decir, un tipo de trabajo bien remunerado, estable en el medio plazo y con un componente motivacional alto. Todo ello tiene también por consecuencia el desarrollo territorial más sostenible e inclusivo. Esto nos parece especialmente relevante en Euskadi, donde contamos con un capital humano especialmente formado que necesita de oportunidades de empleo que estén a la altura de sus capacidades y expectativas de forma que podamos evitar la emigración de los jóvenes mejor preparados.
Gran parte de nuestro tejido empresarial en el sector servicios tiene importantes limitaciones para encontrar su lugar en los mercados globales hipercompetitivos actuales. De hecho, es cada vez más habitual ver cómo las grandes empresas y administraciones de nuestro territorio recurren a empresas de otras latitudes en busca de aquellos servicios más desarrollados. Crear las condiciones para que las empresas del sector den el salto y transformen sus ofertas en servicios avanzados puede suponer reincorporación de estas empresas a las cadenas de alto valor añadido global que están surgiendo en el mundo. Para ello es necesario pensar en nuevos modelos de gestión y de negocios para ellas, al mismo tiempo que se pongan en marcha acciones de emprendizaje e intercooperación que cambien la fisonomía del sector.

CropperCapture[1]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *