Archivo de la categoría: Servicios Avanzados

Los servicios, una nueva mirada es necesaria

(salvo que se señale de forma expresa y para aligerar el texto, los datos, citas, etc. que aparecen en este artículo han sido obtenidos del informe “Manufacturing or Services, that is not the question” de la OCDE)

Existe en la actualidad un fuerte movimiento en favor de las políticas industriales que promueven la manufactura, es decir, aquella parte de la industria que produce bienes y productos tangibles, como la vía más acertada para crear crecimiento económico competitivo y empleo de calidad. No obstante, la manufactura ha sido un sector cuyo peso en la economía de los países desarrollados ha sufrido una reducción considerable en términos de empleo y de %PIB. En el siguiente gráfico puede observarse esta deriva en los últimos 40 años de forma sencilla. Los últimos datos económicos que anuncian lo que parece un principio de recuperación económica dejan también algunas sombras a este respecto.

Imagen1

Lógicamente esta caída del empleo manufacturero ha sido fruto, entre otras razones, de la deslocalización en países emergentes de este tipo de puestos de trabajo como se puede ver en el siguiente gráfico. Todas las economías desarrolladas están perdiendo peso en este sentido, por hacernos una idea, el índice de producción industrial vasco acumula una caída del 47% desde 2007 y como señala el informe de la OCDE “It is however very unlikely that OECD manufacturing will become again the job creating machine it once was”.

CropperCapture[3]

Esta caída del empleo manufacturero se da en todo tipo de sectores, aunque es especialmente acentuada en aquellas industrias con un perfil tecnológico bajo.

CropperCapture[2]

Las razones por las que tradicionalmente se ha apostado por la manufactura más avanzada es debido a que ésta tiene tres características muy deseables como motor de crecimiento económico; su capacidad de aumentar la productividad de forma constante, su relativa facilidad para incorporar y generar innovación que haga la oferta competitiva y sostenible y su papel como generador de un saldo de comercio exterior positivo a través de la exportación. En resumen, un sector crecientemente productivo, innovador e internacionalizado parece una buena opción para basar en él un crecimiento económico sostenible basado en una renta per capita creciente.

Por lo tanto, no cabe duda de que la apuesta por recuperar la producción manufacturera es una fantastica idea que hay que seguir impulsando. No obstante, de forma creciente los servicios están adquiriendo relevancia en los espacios de decisión de organismos públicos y en los consejos de dirección empresariales. Son muchas las circunstancias para explicar esta tendencia pero aquí al menos nos gustaría compartir las siguientes seis ideas:

1. El sector servicios es ya, en términos medios, un 75% del PIB de las economías desarrolladas y esta cifra puede ir en aumento ya que los países emergentes siguen incrementando año a año su participación en la distribución del empleo manufacturero. Por lo tanto, parece relevante ocuparse de este sector ya que va a acaparar gran parte del crecimiento del empleo en los próximos años. No obstante, sin una política activa quizás no sea el tipo de  empleo que nuestra sociedad demanda.

2. Recientes estudios demuestran cada vez en mayor medida que específicamente los llamados servicios avanzados se comportan en relación a la productividad, innovación e internacionalización en términos parecidos a los sectores manufactureros lo que les coloca al mismo nivel de interés a la hora de crear crecimiento económico sostenible y de calidad (datos abundantes y concretos sobre este hecho pueden encontrarse en el estudio referido al comienzo de este post)

3. Cada vez en mayor medida la oferta de productos manufacturados se compone también de servicios añadidos. Por ejemplo, como puede verse en el siguiente gráfico los puestos de trabajo relacionados con los servicios dentro de las empresas de manufactura van en aumento, lo que hace cada vez más difícil para muchas empresas manufactureras decir si son empresas fabricantes de productos o prestatarias de servicios o dicho de otra forma “manufacturing is no longer the same as the production of goods”.

CropperCapture[4]

4. Otro dato muy significativo es que, como puede verse en el siguiente gráfico, en la OCDE en 2009, aproximadamente 1/3 del valor de los productos manufacturados consiste en servicios. Visto desde la óptica inversa el mismo organismo calcula que el 40% del output creado por el sector servicios es usado como input intermediario por las empresas manufactureras.

CropperCapture[5]5. No solo los servicios son cuantitativamente importantes en la manufactura sino que ésta convierte los servicios de forma creciente en la base de sus ventajas competitivas. Son la clave, en muchas ocasiones, para proponer ofertas más personalizadas que generan vínculos de fidelización con el cliente a largo plazo. Un estudio de la Universidad de Oxford sobre el sector manufacturero apunta a que en 2015 el 70% de este tipo de industria considerará los servicios como un elemento clave en su estrategia de diferenciación.

6. De forma general, tratamos los servicios indistintamente y no somos conscientes de que existen muchos tipos distintos de posibles sectores servicios. Por ejemplo, un estudio publicado en 2014 daba cuenta de la existencia de diversas tipologías del sector servicios en distintas zonas europeas. Así, como puede verse en el mapa es posible dividir Europa en cinco zonas, siempre según los autores de este estudio, en función del tipo de sector servicios predominante en cada una de ellas. Si bajamos a nivel país podemos extraer conclusiones muy significativas como que en Alemania el sector servicios se basa en el conocimiento más avanzado y orientado hacia la manufactura. Por contra, el estudio señala que la economía de servicios española es débil en su componente de conocimiento y orientada a actividades de menor valor como la restauración (más del 10% de los nuevos contratos de trabajo en España en el primer trimestres de 2015 corresponden a camareros y un 7% a personal de limpieza).

CropperCapture[6]Estas ideas me hacen pensar que una nueva mirada a los servicios es necesaria, una que tenga en mente, en mi opinión, y de forma muy resumida las siguientes circunstancias:

  1. Los servicios avanzados están demostrando su creciente capacidad para ganar en productividad, innovación e internacionalización a base de incorporar conocimiento, tecnologías y nuevos modelos de negocio en su producción. Por consiguiente, una apuesta por ellos podría tener unas consecuencias muy positivas en la creación de empleo de calidad de forma sostenible complementando el rol que la manufactura ha tenido hasta ahora. Otros países en Europa entienden esta necesidad de revertir los servicios y hacer de ellos una realidad lo más avanzada posible. Lógicamente, no estamos hablando de transformar todo el sector , pero sí de ayudar a una parte importante del mismo a transformarse y a emprender para crear organizaciones que tengan un componente de conocimiento importante que aporte crecimiento económico de calidad al conjunto de la sociedad.
  2. La provisión de servicios es cada día un aspecto más importante en la oferta competitiva a construir por industria manufacturera, al mismo tiempo, un sector servicios potente que de cobertura a la manufactura es esencial. Por todo ello, es fundamental desarrollar capacidades de gestión relacionadas con los servicios. Así, por ejemplo, es comúnmente aceptado que los servicios requieren habilidades, técnicas, modelos y métodos diferentes para llevar a cabo labores de relación con cliente, de innovación, de internacionalización, de producción, etc. Quizás como país, viniendo como venimos de una cultura de producto, no estemos suficientemente preparados para este reto.
  3. La dicotonomía entre manufactura y servicios está perdiendo fuerza, lo relevante para una economía competitiva es contar con un tejido empresarial donde ambos trabajen de forma conjunta añadiendo a su oferta integral de forma creciente conocimiento y complejidad. Este tipo de intercooperación no es obvia y  habrá que perseverar hasta encontrar las formas más eficaces de realizarla. Como señala los autores de un reciente informe de la OCDE “productivity, innovation, economic dynamism, etc. are what matters for the creation of jobs and economic growth, irrespective if these happens in manufacturing, services or other sectors”.

La apuesta por esta nueva mirada puede tener importantes beneficios para nuestra competitividad a nivel organizacional y a nivel regional. Demos a los servicios la oportunidad y el papel de coprotagonistas que merecen.

 

Servicios e Industrias Avanzadas en los USA

The Brookings Institution ha abierto una interesante línea de investigación alrededor de las industrias avanzadas. Una primera cuestión que me ha parecido interesante es que en este informe de 2015 ya no consideren el avance o no de un sector o empresa en función de su pertenencia a algún código establecido por una clasificación como el CNAE o similar sino en función de una serie de variables más centradas en los procesos y características de dichos sectores o empresas (para recordar este debate sobre cómo identificar empresas avanzadas puedes leer este post anterior).  En este estudio se han decidido a abordar el análisis de la perspectiva sector y no empresa concreta y finalmente los autores han considerado una industria o sector avanzado si cumple una de estas dos características:

  • An industry´s R&D spending per worker must fall in the 80th percentile of industries or higher, exceeding $450 per worker.
  • The share of workers in an industry whose occupations require a high degree of STEM knowledge must also be above the national average, or 21% of all workers

Este enfoque realmente supera la separación cada vez más tenue entre manufactura, servicios y energía, ya que “the conventional distinction between manufacturing and services, for example, has begun to blur as global firms increasingly offer both integrated “end to end” solutions that bridge the division between product and service delivery“. Lo importante más allá de que tipo de industria hablemos, es contar con un grado de avance importante en las mismas para que puedan competir en los mercados globales. Un primer resultado interesante de este estudio es la identificación, con los dos criterios anteriores, de 50 industrias o sectores avanzados en los USA. De ellos, 35 son de manufactura, 12 de servicios y 3 de energía.

Screenshot_1

Por poner algunos datos sobre la mesa entre estos 50 sectores tendríamos alrededor del 80% de los ingenieros ocupados en los USA  o también el 90% de la inversión privada en I+D o el 85% de las patentes. Y es que tanto en términos de riqueza generada como de empleo estos sectores avanzados se están comportando mucho mejor que el resto de la economía post-crisis (así como en Europa el final de la crisis es un tema a debate, allá en los USA la percepción generalizada es que ésta ya ha pasado). Realmente como puede verse en la siguiente tabla las industrias avanzadas han tenido un peso muy significativo en la recuperación del empleo en los USA (las industrias avanzadas están escritas en rojo). Especialmente llamativo, en este sentido, es el comportamiento de la docena de servicios avanzados que han creado el 65% de los nuevos puestos de trabajo.

Screenshot_5

La calidad del empleo creado es también una variable a destacar, ya que como muestra el siguiente gráfico las ganancias medias por trabajador se han incrementado cinco veces más rápido en este sector avanzado que en la economía general norteamericana.

Screenshot_2

Otro elemento importante que destaca el informe es que las industrias avanzadas (especialmente las de servicios) tienden a concentrarse en áreas metropolitanas,  y que estas áreas tienden a especializarse alrededor de determinadas industrias. Los autores han sido capaces de identificar qué áreas urbanas en los USA están acaparando esta actividad avanzada y en qué sectores específicos se están especializando. En el siguiente mapa pueden verse de forma visual esta información de forma agregada por manufactura, servicios y energía pero en el propio documento se puede bajar mucho más al detalle de ciudades y sectores concretos.

Screenshot_3

Son muchas las ideas, y los datos de este informe, pero por ahora me quedo para terminar sobre los elementos clave que estos autores barajan para el futuro de este sector avanzado:

  • Tecnologías disruptivas: Es posible identificar un conjunto de tecnologías que van a dar forma y determinar el futuro de este sector. Para los autores estas tecnologías serían: fabricación aditiva/ 3D, materiales avanzados, robótica, big data, cloud computing, internet of things y genómica.
  • Innovación: Lógicamente la innovación debe ser el motor de la competitividad de estas industrias pero, siempre en opinión de los autores y para el caso USA, el país necesita una política de I+D, tanto en lo público como en lo privado más abierta y conectada en red.
  • Personas: Otro elemento clave del sector son las personas, y más concretamente el contar con personas formadas de forma específica para las demandas de esta industria “improving the availability of skilled workers by developing smart, industry led, sector specific, regional skills initiatives“.
  • Ecosistemas: Como quedo dicho las industrias avanzadas se desarrollan especialmente en ciudades o entorno urbanos. Esto es así porque en estos espacios existen unos factores de localización que impulsan el flujo de conocimiento entre personas. No obstante para acelerar estos intercambios se deben impulsar espacios de encuentro de estas personas alrededor de universidades, espacios de emprendizaje, eventos, etc. para provocar aún más “choques de partículas” pensantes que den lugar a más innovación y posibilidades emprendedoras.

Bueno hasta aquí este pequeño resumen de este estudios muy rico en ideas y detalles, desde luego es de recomendada lectura 🙂

 

Beneficios del desarrollo de un sector de servicios avanzados

En el post anterior definíamos qué es una empresa de servicios avanzados. En éste nos centramos en empezar a identificar los beneficios que podría traer su desarrollo en nuestra región. En nuestra opinión el desarrollo de este tipo de empresa de servicios tendría importantes bondades para tres agentes; las empresas industriales, el desarrollo territorial y el propio sector servicios.

Las empresas industriales, especialmente aquellas que se engloban en la fabricación avanzada, necesitan de un sector que apoye su competitividad a través de la prestación de servicios que ella misma no puede desarrollar de forma efectiva. Gran parte de las estrategias industriales pasan hoy por la especialización en tecnologías o nuevas formas de fabricación que no dejan espacio para que otras actividades conexas puedan desarrollarse internamente dentro de la organización. Este hecho es especialmente cierto en el caso de las PYMES, donde su reducido tamaño es un elemento más para la necesidad de acudir a un sector de servicios externo para completar su oferta en los mercados globales. Se trata de hacer crecer de forma colaborativa al sector servicios y al sector industrial como una pieza integral en los mercados globales.
El sector de servicios avanzados se basa en la aportación de alto valor añadido al mundo empresarial. Es por ello que, como muchos estudios han puesto de relieve, el empleo que crean es de alto valor añadido, es decir, un tipo de trabajo bien remunerado, estable en el medio plazo y con un componente motivacional alto. Todo ello tiene también por consecuencia el desarrollo territorial más sostenible e inclusivo. Esto nos parece especialmente relevante en Euskadi, donde contamos con un capital humano especialmente formado que necesita de oportunidades de empleo que estén a la altura de sus capacidades y expectativas de forma que podamos evitar la emigración de los jóvenes mejor preparados.
Gran parte de nuestro tejido empresarial en el sector servicios tiene importantes limitaciones para encontrar su lugar en los mercados globales hipercompetitivos actuales. De hecho, es cada vez más habitual ver cómo las grandes empresas y administraciones de nuestro territorio recurren a empresas de otras latitudes en busca de aquellos servicios más desarrollados. Crear las condiciones para que las empresas del sector den el salto y transformen sus ofertas en servicios avanzados puede suponer reincorporación de estas empresas a las cadenas de alto valor añadido global que están surgiendo en el mundo. Para ello es necesario pensar en nuevos modelos de gestión y de negocios para ellas, al mismo tiempo que se pongan en marcha acciones de emprendizaje e intercooperación que cambien la fisonomía del sector.

CropperCapture[1]

Los servicios avanzados a escena

En los últimos tiempos se está hablando cada vez con más asiduidad de los servicios avanzados. Quizás un elemento determinante para ello es que los servicios avanzados se enmarcan en la estrategia de especialización inteligente de Euskadi RIS3 como un instrumento de apoyo para el desarrollo de los tres grandes ámbitos prioritarios de actuación (fabricación avanzada, energía y biociencias).

De hecho existen muchos estudios que muestran cómo la presencia de este sector ayuda a potenciar la competitividad y la innovación del territorio donde emerge. En este sentido, en Euskadi si bien este sector está creciendo en los últimos años su peso es relativamente menor que en otras economías de referencia en Europa. La importancia de contar con servicios avanzados es especialmente relevante en nuestra región debido a la naturaleza de nuestro tejido empresarial. Y es que parece bastante contrastado que las PYMES tienen más dificultades que las grandes empresas para crear y aplicar conocimiento especializado y de alto valor añadido  (elemento nuclear de las empresas de servicios avanzados como comentaré un poco más abajo) en sus procesos, necesitando de una “industria” auxiliar externa para lograr mayor eficacia y eficiencia en este terreno.

Consecuentemente tanto las instituciones públicas como los centros de investigación en economía y gestión se han lanzado a entender mejor este sector para poder desarrollar instrumentos que favorezcan su consolidación como un valioso recurso competitivo al servicio de empresas.

En este misma página, en el apartado de recursos, puedes acceder a unos pocos estudios sobre esta materia bajo el epígrafe KIBS (Knowledge Intensive Business Services) su acrónimo en inglés. En ellos existe, en mi opinión, un defecto de base cuando analizan este sector (cosa que los propios autores admiten por otra parte). Al definir qué es un servicio avanzado acuden a clasificaciones tipo CNAE y de allí seleccionan unas familias determinadas. Así, por ejemplo, consultoria empresarial se considera servicio avanzando independientemente de la actividad que tenga una compañía sea ésta intensiva en conocimiento o desempeñe labores más “básicas”. Lógicamente cuando se quiere promover este sector se persigue el primer tipo de empresa y no el segundo por lo que estos estudios pueden confundir fácilmente y apoyar decisiones erróneas.

Entonces, ¿Si no es una categoría sectorial al uso qué es una servicio avanzado? ¿Cómo caracterizarlo? En mi opinión una empresa de este tipo debería reunir las siguientes características:

  1. Son empresas que ofrecen servicios demandados por otras empresas y no por el consumidor final.
  2. Realizan operaciones complejas de naturaleza intelectual donde el capital humano es fundamental.
  3. Establecen una relación de fuerte colaboración, cocreación, cooperación… con sus clientes.
  4. Su servicio es un elemento de valor añadido importante en el posicionamiento competitivo de sus clientes.
  5. Construyen a su alrededor sistemas de creación y aplicación de conocimiento junto con clientes, centros de I+D, universidades, etc.

Sí, este enfoque más focalizado dificulta el análisis del asunto pero es más cercano a la filosofía última de lo queremos conseguir en realidad. Así que toca complicarse la vida 🙂

¡Seguro que oímos hablar más de todo esto en un futuro cercano!