Comunidades, plataformas e innovación abierta

Juan Freire y Antonio Gutiérrez-Rubí están elaborando un manifiesto Crowd que sigo con mucho interés. En él han hablado de un continuo de la innovación abierta que encaja bastante bien con la intuiciones que he compartido en este blog últimamente y que apuntaban a que el elemento “negocio” estaba adquiriendo cada vez más importancia en estos asuntos relacionados con las comunidades, la inteligencia colectiva, etc.

Así decía en el post Comunidad y negocio compartido que “[…]hay una tendencia de fondo a dejar de lado el voluntarismo (un tanto estúpido en muchas ocasiones)  en la participación para empezar a entender cómo la acción colectiva y distribuida puede consolidarse como una alternativa lógica para distribuir los beneficios económicos del trabajo en comunidad. Creo que esta perspectiva de creación de valor en red y para la red es un aspecto esencial“. En el último post contaba, por ejemplo, como Forvo parece seguir esta lógica de negocio compartido según los datos obtenidos de un estudio hecho sobre el terreno. Todo ello con la idea de apuntar a que puede estar surgiendo una forma de plantearse el trabajo colectivo alejado de las premisas básicas que hemos asumido debido a una excesiva fijación en casos como la Wikipedia o Mozilla.

La hipótesis de Freire y Gómez-Rubí, que yo comparto, es que la acción y la creación colectiva posibilitada por la interconexión fácil y a bajo coste por la (r)evolución digital está dando lugar a tres fórmulas distintas a la hora de entender cómo impacta todo ello en el mundo de los negocios y la innovación.

6a00d8341c564953ef017d411855f2970c-600wi

En la siguiente tabla intento concentrar las principales características de cada uno de los modelos. Además clasifico  los casos de inteligencia colectiva que estoy siguiendo desde hace tiempo en función de sus características.

post_tabla

Si bien la comunidad supone el lado romántico y, consecuentemente, el más aclamado y la innovación abierta es objeto de mucha atención por la cercanía al pensamiento del mundo empresarial, el concepto de plataforma no está recibiendo demasiada atención. Sin embargo, creo que puede ser el que de resultados más prometedores ahora que buscamos nuevos mercados y modelos de negocio y a ser posible con un óptica más distributiva y sostenible. Yo desde luego le pienso dedicar más atención para saber mejor que oportunidades puede traer consigo y cuáles son las claves de su puesta en marcha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *