Los servicios avanzados a escena

En los últimos tiempos se está hablando cada vez con más asiduidad de los servicios avanzados. Quizás un elemento determinante para ello es que los servicios avanzados se enmarcan en la estrategia de especialización inteligente de Euskadi RIS3 como un instrumento de apoyo para el desarrollo de los tres grandes ámbitos prioritarios de actuación (fabricación avanzada, energía y biociencias).

De hecho existen muchos estudios que muestran cómo la presencia de este sector ayuda a potenciar la competitividad y la innovación del territorio donde emerge. En este sentido, en Euskadi si bien este sector está creciendo en los últimos años su peso es relativamente menor que en otras economías de referencia en Europa. La importancia de contar con servicios avanzados es especialmente relevante en nuestra región debido a la naturaleza de nuestro tejido empresarial. Y es que parece bastante contrastado que las PYMES tienen más dificultades que las grandes empresas para crear y aplicar conocimiento especializado y de alto valor añadido  (elemento nuclear de las empresas de servicios avanzados como comentaré un poco más abajo) en sus procesos, necesitando de una “industria” auxiliar externa para lograr mayor eficacia y eficiencia en este terreno.

Consecuentemente tanto las instituciones públicas como los centros de investigación en economía y gestión se han lanzado a entender mejor este sector para poder desarrollar instrumentos que favorezcan su consolidación como un valioso recurso competitivo al servicio de empresas.

En este misma página, en el apartado de recursos, puedes acceder a unos pocos estudios sobre esta materia bajo el epígrafe KIBS (Knowledge Intensive Business Services) su acrónimo en inglés. En ellos existe, en mi opinión, un defecto de base cuando analizan este sector (cosa que los propios autores admiten por otra parte). Al definir qué es un servicio avanzado acuden a clasificaciones tipo CNAE y de allí seleccionan unas familias determinadas. Así, por ejemplo, consultoria empresarial se considera servicio avanzando independientemente de la actividad que tenga una compañía sea ésta intensiva en conocimiento o desempeñe labores más “básicas”. Lógicamente cuando se quiere promover este sector se persigue el primer tipo de empresa y no el segundo por lo que estos estudios pueden confundir fácilmente y apoyar decisiones erróneas.

Entonces, ¿Si no es una categoría sectorial al uso qué es una servicio avanzado? ¿Cómo caracterizarlo? En mi opinión una empresa de este tipo debería reunir las siguientes características:

  1. Son empresas que ofrecen servicios demandados por otras empresas y no por el consumidor final.
  2. Realizan operaciones complejas de naturaleza intelectual donde el capital humano es fundamental.
  3. Establecen una relación de fuerte colaboración, cocreación, cooperación… con sus clientes.
  4. Su servicio es un elemento de valor añadido importante en el posicionamiento competitivo de sus clientes.
  5. Construyen a su alrededor sistemas de creación y aplicación de conocimiento junto con clientes, centros de I+D, universidades, etc.

Sí, este enfoque más focalizado dificulta el análisis del asunto pero es más cercano a la filosofía última de lo queremos conseguir en realidad. Así que toca complicarse la vida 🙂

¡Seguro que oímos hablar más de todo esto en un futuro cercano!

3 pensamientos en “Los servicios avanzados a escena”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *