Cibercultura

Este fin de semana, he terminado, por fin, Cibercultura de Pierre Levy. El libro está muy bien aunque se nota que han pasado unos añitos desde que lo escribió. Además es bastante espeso (sin querer decir que sea aburrido), por lo que hay que dedicarle tiempo y esfuerzo a su lectura.

La tesis principal del libro es que se pueden distinguir tres grandes etapas de la historia:

  • la de las pequeñas sociedades cerradas, de la cultura oral, que viven una totalidad sin universal;

  • la de las sociedades “civilizadas”, imperiales, que utilizan la escritura, que han hecho surgir un universal totalizante;

  • finalmente, la de la cibercultura, que corresponde a la mundialización concreta de las sociedades, que inventa un universal sin totalidad.

En la primera, pocas son las proposiciones de las culturas arcaicas que afectan a todos los seres humanos sin excepción (careciendo por tanto de universalidad). Ni las leyes (no hay “derechos humanos”), ni los dioses (no hay religiones universales), ni los conocimientos, ni las técnicas, etc. Eso sí, dentro de cada pequeña sociedad, tribu, etc. existe una unidad en la interpretación (homogeneidad de los significados) por parte de una diversidad de personas debido a que el significado descansa en la tradición, la trascendencia, o en la sabiduría de los mayores.

En un segundo tiempo, “civilizado”, las condiciones de comunicación instauradas por la escritura, y más tarde por lo impreso, llevan al descubrimiento práctico de la universalidad. La escritura abrió un espacio de comunicación desconocido para las sociedades orales.La universalidad se afirma y toma cuerpo, pero casi siempre por la totalización; la extensión y el mantenimiento de un sentido único. Los medios de masas -prensa, radio, cine, televisión, etc.- prosiguen la línea cultural de lo universal totalizador. El mensaje (totalizador o unificador ya que las fuentes de difusión de información están en posesión de unos pocos emisores que poseen los caros y complejos medios de publicación) es oido, escuchado, mirado, etc. por millones de personas dispersadas accediendo todas ellas a un mensaje homogeneizado del que no pueden ser protagonistas.

Sin embargo, la evolución contemporánea de la informática, en especial la web 2.0, constituye, en palabras de Levy, una asombrosa realización del objetivo marxista de apropiación de los medios de producción por parte de los productores mismos. La red permite hoy dejar de lado al editor, al productor, etc. para que cada persona pueda dar a conocer sus textos, su música, sus ideas, su mundo virtual, etc. De esta forma, se rompe con el mensaje totalizador ya que no hay un solo, o unos pocos, sentidos de la historia sino una multitud de pequeñas proposiciones que luchan por su legitimidad.

¿Nos lleva esto a la anarquía o al caos?, en opinión de Levy, no; aceptar perder cierta forma de dominio, nos proporciona una posibilidad de encontrar lo real. Es este el gran reto de la posmoderninad; acabar con los relatos totalizantes para demostrar que un colectivo de individuos inteligentes, convenientemente articulado, es más imaginativo, más rápido, más capaz de aprender e inventar que un colectivo inteligentemente dirigido.

Comunidades Online

En los últimos tiempos lo 2.0 ha conocido un despegue importante en nuestro entorno. Estamos en un momento en el que muchas personas están empezando a tomar conciencia de que la web 2.0 no es sólamente un conjunto de herramientas, más o menos, útiles, sino que su utilización inteligente tiene potentes efectos transformadores en la sociedad, en las empresas, en la educación, etc.

El meollo de todo este fenómeno es la interconexión, la comunicación universal en definitiva; y como prolongación de ella el desarrollo de comunidades virtuales. Pierre Levy en su libro sobre la Cibercultura afirma que una comunidad virtual u online “se construye sobre afinidades de intereses, de conocimientos, compartiendo proyectos, en un proceso de cooperación o de intercambio, y esto independientemente de las proximidades geográficas y de las pertenencias institucionales”.

Hoy, los aficionados a la serie Perdidos o los amantes de un lenguaje de programación, antes dispersos por el mundo, aislados o sin la posibilidad de un contacto regular entre ellos, disponen de un lugar de encuentro o contacto sencillo y práctico. Sostiene Levy que las comunidades online cumplen una importantísimo papel al poner en contacto de una forma efectiva a grupos humanos que sólo eran potenciales antes del acontecimiento del ciberespacio; “con las comunidades virtuales, se expresa la aspiración de construir un lazo social, que no se basaría ni en las pertenencias territoriales, ni en las relaciones institucionales, ni en las relaciones de poder; sino en la reunión alrededor de centros de interés comunes”. Termina este autor resumiendo sus ideas sosteniendo que la interconexión condiciona la comunidad virtual, que es una inteligencia colectiva en potencia.

Me parecen muy sugerentes todas estas ideas, merece la pena “pelear” por alcanzarlas. Además, tanto Julen como Mikel han mostrado interés en profundizar en el tema, y es que por mucha bondad que rezume el tema de las comunidades online necesitamos entenderlas mejor, especialmente el comportamiento humano que se da dentro de ellas, para desarrollar procesos y pautas más eficaces para su creación y dinamización.

En ello estoy últimamente y de eso espero hablaros próximamente.

Moodlemoot Euskadi 08

El próximo 23 de Mayo celebraremos las II Jornadas de Intercambio de Experiencias Moodle (Moodlemoot Euskadi 08), aquí, en Mondragon Unibertsitatea.

Algunas fechas importantes si quieres participar son:

 

  • Límite para la recepción de trabajos: 2 de Mayo de 2008 (resúmenes) y 9 de Mayo de 2008 (artículos).
  • Notificación de aceptación/rechazo: 15 de Mayo de 2008.
  • Celebración de las jornadas: 23 de Mayo de 2008.

El sitio web de la jornada recoge sus objetivos, temática, etc. pero lo mejor, como siempre, será vernos y charlar en torno a nuestras experiencias con este software de e-learning.

Soy un principiante

Cuando voy a contar algunas ideas sobre la web 2.0 ante colectivos no demasiado “puestos” con el tema, una de las cosas que más les sorprende, es mi nivel de transparencia. Sobre mi, se pueden saber bastantes cosas navegando por la web: pensamientos y neuras (como ésta), lecturas, fotos, películas, mis páginas favoritas, videos…o hasta saber qué hago en cada momento.

Cuando me preguntan por qué lo hago, siempre me sale la misma respuesta; ¿por qué no? Generar mi propio contenido y almacenarlo es hoy sencillo y barato. Además no estoy siendo intrusivo, es decir, no bombardeo a nadie con mis cosas, si no existe interés es muy difícil que alguien sea consciente de mi presencia en la web. Claro, si me dedicará a robar bancos sería otra cosa, pero mi vida es mucho más convencional la verdad (aceptar esto es un paso importante para compartir), lo cierto es que aún compartiendo muchas cosas pocas son las personas, relativamente, que siguen sabiendo de mi. Así que no veo el mal que puede hacerme, pero sí veo el bien que me reporta: contactar con personas que participan, realmente, de mis inquietudes conmigo y que conforman una red en la que me apoyo cada vez con más comodidad. Sin esas personas, mi vida sería menos estimulante, seguro.

Pero, sinceramente, en este terreno como en muchos otros soy un principiante. Miren sino a Gordon Bell, de 73 años por cierto, investigador principal en Microsoft. El quiere recopilar su vida en un archivo digital (lograr la inmortalidad digital le llama él), en un proyecto experimental que se llama MyLifeBits, y por eso porta siempre consigo, alrededor de su cuello, una especie de cámara de fotos, llamada “Sensecam”, que contiene una serie de sensores que toman fotografías siempre que se producen cambios en la luz, el movimiento y en la temperatura ambiental. La vida de Gordon queda así registrada para la posteridad, y a mi, que no tengo una triste foto de mi abuelo me parece una idea alucinante.

Sí, seguro que a todos nos viene a la cabeza el debate entre privacidad y transparencia o los numerosos usos fraudulentos a los que puede dar lugar esta iniciativa. Pero aceptémoslo, y démonos una vuelta por la web (milones de videos, ideas, experiencias, fotos, blogs, etc.) y la televisión (los consursos de personas cantando, bailando, preguntando, cocinando….) para comprobar que mientras deliberamos la sociedad ya ha dado su veredicto.

Bueno os dejo con una entrevista con el Sr. Bell, donde explica cómo lo hace y lo más importante para qué.

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/XTImVw7kbik" width="425" height="350" wmode="transparent" /]

Mondragon Unibertsitatea 2.0

Ayer tuve la oportunidad de charlar por espacio de dos horas con miembros del consejo de dirección de la Universidad de Mondragon sobre la web 2.0. Parece que este tema es visto por este colectivo como interesante, en la medida que puede tener un impacto importante en los principales procesos de la organización. Fue, para muchos, un primer contacto con el tema (no así para otros que ya son blogeros en toda regla; Aitor, Mikel y Lander que yo sepa al menos) y, en general, creo que conseguimos salir todos con una idea inicial bastante bien formada de qué es eso de lo 2.0 y, lo que es más importante, empezamos a vislumbrar los efectos que puede llegar a tener en el ámbito universitario.

Os dejo más abajo la presentación que utilicé para facilitar la conversación (al subirla algunas cosas se han trastocado un poco, sorry), pero, a modo de resumen, yo diría que los temas estrella fueron los siguientes:

 

  • La forma de llegar y entablar relaciones con nuestros alumnos, actuales y potenciales, ha cambiado sustancialmente. Ahora el concepto de comunidad y de conversación con ella en igualdad de condiciones, cobra un sentido fundamental.
  • Las herramientas 2.0 facilitan el que los alumnos sean protagonistas de su propio aprendizaje. Además,del ya mítico “aprender a aprender”, también permiten experimentar el aprendizaje cooperativo.
  • Los Wikis, el etiqueta social o el RSS, por ejemplo, son instrumentos básicos para los grupos de investigación del siglo XXI. Las oportunidades que ofrecen para compartir conocimiento entre investigadores son muy potentes y relativamente sencillas.
  • La comunicación interna también se beneficia de la web 2.0 ya que nos sirve para ser más transparentes, cercanos, etc.
  • Para obtener estos beneficios la organización tiene que evolucionar hacia una cultura más “open”, no obstante, el hecho de ser una Universidad pequeña y dinámica puede ayudarnos a avanzar en ese camino…espero que el encuentro de ayer sea el primer paso en esa dirección 😉

[slideshare id=340421&doc=presentacin-consejo-de-direccin-1207584479807379-9&w=425]

¿The end of organization?

Despues de hablar con Juanjo Brizuela me ha venido a la cabeza Michael Gilbert. Este investigador ha escrito un polémico (por el número de respuestas que ha suscitado) artículo en el que se pregunta por la desaparición de la organización (entendiendo ésta como una estructura que emplea personas). Para Gilbert las nuevas tecnologías de la información (especialmente la web 2.0) facilitarán el cambio de las estructuras internas actuales al mismo tiempo que difuminarán las fronteras externas entre las organizaciones. Es decir, como resume perfectamente Andy Roberts, las características de jerarquía e insularidad de la empresa actual quedarían obsoletas.

Josien se muestra de acuerdo con la hipótesis anterior e incluso cita algunos ejemplos concretos que, en su opinión, empiezan a mostrar las organizaciones que emergen al calor de lo 2.0:

  • Centradas en el individuo, no en la organización.
  • Orgánicas, funcionan como una comunidad.
  • La comunicación no es vertical ni jerárquica, sino más bien, horizontal y de muchos a muchos.
  • Roles intercambiables. No hay puestos fijos.
  • Permeabilidad creciente, los límites de la organización son fluidos y flexibles.
  • Las identidades profesionales y personales se funden (¿ética hacker?).
  • Filosofía basada en el “creative commons”, menos barreras para proteger el conocimiento personal y organizacional.
  • Tolerencia al cambio constante e, incluso, al desorden.
  • La identificación se produce en torno a valores, personas, causas, etc. pero no con la organización.
  • Uso de canales multimodales de comunicación.

Joitske dice que bueno, que no es para tanto, que la organización no va a desaparecer pero que sí lo harán, en buena medida, los directivos. Su línea de argumentación va en la línea de la que hacía Julen hace unos días. Para Joitske, el trabajador del conocimiento (personas que principalmente trabajan con infomación para el desarrollo de conocimiento) es la base de la organización del siglo XXI, y éste está frecuentemente desmotivado por el deseo de control de los directivos. Resumiendo sus argumentos podríamos decir que la autonomía es a la creatividad lo que el control es a la eficiencia.

Conversaciones

Que los mercados son conversaciones lo hemos dicho ya en bastantes ocasiones. Llega el momento de comenzar a darle contenido a esa frase y de pensar en cómo se debe traducir esa máxima en acciones y actitudes en nuestras organizaciones y más concretamente, en la forma en la que nos planteamos el Marketing y nos replanteamos la experiencia de la marca . De eso espero hablar mucho con Mikel ahora que ha vuelto y con Juanjo ahora que nos hemos encontrado.

En todo caso, no solo debemos centrarnos en el cliente, también debemos comprender cómo generar y dinamizar conversación con otros objetivos como el aprendizaje, la reflexión, la actividad política, el ocio, la gestión de las organizaciones, el desarrollo comarcal, etc. Sí, la web 2.0 nos ha dado voz a todos, ahora solo hace falta que aprendamos la regla de oro del arte de la conversación; escucharnos unos a otros de verdad…casi nada.

Quizás las siguientes presentaciones nos pueden servir como punto de partida.

[slideshare id=242357&doc=conversation-20-1201377561201485-4&w=425]

[slideshare id=240654&doc=crucial-conversations-in-social-media-1201234890587732-2&w=425]

Esfuerzo y estabilidad

Durante dos semanas he estado ausente de mis blogs (y de algún que otro sitio también me temo), ha sido una temporada de mucho trabajo, de andar de un sitio para otro con la sensación, muchas veces, de correr sin demasiado sentido. Durante estas épocas de agobio siempre me da por replantearmelo todo (yo le llamo el síndrome “coger la mochila y pirarse”), sin embargo está vez, no he tenido tanta sensación de querer escaparme, parece que poco a poco voy asentándome y sabiendo que es lo que quiero.

De todas las cosas que he hecho estas dos semanas seguramente la que más trabajo me ha llevado ha sido la de preparar el Master MBA para la Universidad. En él quería compartir con los asistentes hacia donde creo que han evolucionado los principales temas en el mundo de los sistemas de información. Me quedo satisfecho de mi sesión, fueron cuatro horas amenas y llenas de ideas (sobre todo por parte de los asistentes) sobre temas tan dispares como ERP, comercio electrónico, software de código abierto o Web 2.0. Os dejo con las transparencias que utilicé para ello (es curioso, llevo mucho tiempo haciendo transparencias y todavía no he encontrado la manera de quedarme contento con ellas) y con la promesa de postear con más frecuencia.

[slideshare id=285878&doc=mbaestra2008-1204234281912615-3&w=425]

Community Marketing

Clay Shirky es una de esas personas que merece la pena seguir. Sus ideas acerca de Internet son siempre interesantes y lo que es aún mejor en la mayoría de los casos provocadoras. Si leeis su bio os dareis cuenta de lo curioso del personaje. Tuve la suerte de conocerle personalmente en Ann Arbor, apenas fueron tres frases pero me quedó una buena impresión.

Cuando le preguntaron a Clay qué deberían saber las empresas sobre los nuevos medios sociales en Internet se se saco de la chistera la siguiente respuesta:

 

“Businesses need to know that the old simplicities of dealing with their customers are disappearing, because customers are now able to coordinate their actions in groups. The old model of engaging with your customers involved two modes — en masse and personal. Messages were sent out over mass media, in hopes of affecting the behavior of individuals.

Now, thanks to social media, customers are part of active groups, groups that form and dissolve quickly in response to people’s interests or needs — most messages in this media flow within social groups, rather than from businesses to individuals.”

Decir que los mercados son conversaciones es otra forma de ver lo que señala Shirky. Muchos pensarán que éste es también el objetivo del Marketing Relacional…pero no, el Marketing Relacional entiende que lo importante es gestionar la relación entre la empresa y cada cliente individual, o lo más individualmente posible, mientras que lo que Shirky, y otros muchos están intentando decir es que, sobre todo, hay que gestionar la conversación que están teniendo los clientes entre sí sobre nosotros. No en vano, un potencial cliente confía sobre todo en otros clientes y una conversación en un blog (o en una comunidad de blogs) sobre lo mal que funciona un producto o servicio puede ser lo suficientemente dañina como para anular cualquier macro campaña de comunicación masiva.

Así que no hay más remedio que participar de esas conversaciones y esto, si lo pensamos bien, es un cambio que pone los pelos de punta (si nos ponemos en el lugar de las empresas claro) porque supone que el control del mensaje que llega al mercado ya no está sólo bajo control de nuestro departamento de marketing sino de los propios clientes que cuentan como nunca antes, con altavoces de gran potencia a coste cero gracias a las herramientas 2.0. Cómo incorporarnos a esas conversaciones en condiciones de igualdad para generar confianza, cercanía, transparencia y resultar de utilidad a nuestros clientes es de lo que debería ir un hipotético Marketing de Comunidades.

Realmente, creo que a día de hoy bastante trabajo tendrían las empresas en detectar dichas conversaciones ya que el nivel de conocimiento sobre la web 2.0 es bastante bajo pero, quiero ser optimista, y pensar que quizás dentro de poco no solo participarán en conversaciones sino que además serán capaces de acogerlas en sus propias casas. Y es que algunas empresas han cogido cierta delantera y empiezan a escribir blogs entorno a sus propias marcas; ya hay por ejemplo blogs para líneas áreas, helados o televisiones.

Bonito tema para una nueva línea de investigación. Ah!! también empiezan a surgir comunidades en torno a sectores industriales.

Pon un “Hamel” en tu vida

Gary Hamel en su libro “The Future of Management” sostiene que los principios del management moderno, que tienen su base a principios del siglo XX, son seis y tienen los siguientes objetivos:

  • Standardization: Cultivate economies of scale, manufacturing efficiency, reliability, and quality.
  • Specialization (of task and functions): Reduce complexity and accelerate learning.
  • Goal alignment: Ensure that individual efforts are congruent with top-down goals.
  • Hierarchy: Maintain control over a broad scope of operations.
  • Planning and control: Establish regularity and predictability in operations; conformance to plans.
  • Extrinsic rewards: Motivate effort and ensure compliance with policies ans standars

Ciertamente todos ellos apuntan a una misma dirección: la eficiencia en lo previsible, hacer lo que sabemos hacer sin sorpresas, mecánicamente, de forma controlada y segura, en fin, la razón como fe inquebrantable, etc. Pero ahora vivimos en la era de lo imprevisible, de la turbulencia que tan bien han sabido definir y medir Thomas y D´Aveny, lo irregular y lo inesperado como norma, el ocaso del dogma causa-efecto, la emergencia de los fenómenos no lineales… Vivimos en la caótica postmodernidad.

Y esta época es ambigua como lo es su nombre. Algo que se define por referencia a lo anterior y no por su propio ser indica bien claramente que no sabemos muy bien a que atenernos, ya no sabemos qué esperar. Pero algo hemos de hacer y, buscamos respuestas pasando de la industria del vapor y la electricidad a la cibernética, de la física de Newton a la relatividad de Einstein, sin embargo, como escribio Luis Racionero, los valores y el poder siguen estancados en la edad moderna.

El fenómeno no es nuevo, el término postmodernidad está hace mucho en boca de todos pero Hamel, inasequible al desaliento, sigue escribiendo libros explicando cuáles deberían de ser los nuevos principios como si la postmodernidad fuera cosa de ayer a la mañana. Y uno sospecha que hace mucho tiempo que sabemos cuáles son los valores que deberían guiar la gestión de nuestra época (democracia, creatividad, autonomía, flexibilidad, transparencia, participación radical, individualidad, compromiso, pasión, etc.), todos ellos más relacionados con las actitudes que con las aptitudes, pero también sospecho que estos valores además de con la razón o la oración se “infectan” sobre todo a través de la acción; lo objetivo se explica mientras que lo subjetivo se vive. En mi opinión, no es por desconocimiento del virus a inocular sino por la incapacidad de propagarlo como una epidemia por lo que estamos errando en la gestión de nuestras “empresas postmodernas”. Así que es muy posible que no necesitemos un nuevo libro de Hamel sino un “Hamel” en nuestra vida, o dicho de otra manera, es tiempo de activistas y no de discurso moral.

 

Apuntes sobre innovación en gestión