Las Benevolas

Acabo de terminar “Las Benevolas” de Jonathan Littell (el tipo de la foto) y tengo que decir que me ha parecido una pasada de libro. Es un libro de unas 1.000 páginas ambientado en la Segunda Guerra Mundial, narrado desde el punto de vista de un oficial de las SS. El libro es cruel hasta decir basta y además te hace sentir que si hubieras estado en la piel del protagonista hubieras cometido las mismas barbaridades, lo cual te deja bastante mal cuerpo claro.

Hay momentos en los que lees con los pelos de punta, como por ejemplo cuando se relata, siempre en primera persona; la ejecución de los judios de Kiev, la batalla de Stalingrado, o la evacuación de los judios de los campos de concentración en la retirada nazi .

Y es que otra de las cosas que más me ha gustado de la novela es que los acontecimientos que narra son reales, como reales son también la mayor parte de los personajes con los que se relaciona el protagonista. Así, es posible observar desde dentro el racional aunque siniestro funcionamiento de las SS (y de sus principales “celebros”; Himmler, Heydrich, Kaltenbrunner…) y las relaciones de esta organización con el mundo militar (Wehrmacht), intelectual, económico, etc. de la Alemania de la época. Esto hace además que el libro no sea fácil de leer, de hecho, yo lo he leido con la Wikipedia al lado, ya que la cantidad de nombres, acontecimientos, organismos, batallas, etc. que se refieren en el texto es abrumador. No es un libro fácil, exige “currarterlo” para entenderlo.

Por sacarle algún pero, a mi se me han hecho largos los pasajes en los que el protagonista reflexiona sobre sus relaciones familiares, especialmente cuando piensa en su hermana. Sobre todo uno de los capítulos finales dedicados a este tema se me hizo bastante pesado.

 

Medios independientes

Vivimos en una democracia de baja calidad, creo. Seguro que es fácil echar la culpa a los políticos de esto también, pero creo que somos los ciudadanos los principales culpables. Eso sí, los medios de comunicacion ayudan lo suyo. Hace tiempo elmundo.es era uno de mis medios de información digital de referencia. No solo porque las noticias, eran eso, noticias, sino también porque resultaba un medio innovador en la forma de entender el periodismo en Internet. elmundo.es estaba liderado por Gumersindo Lafuente, Borja Echevarría y Raúl Rivero.

A pesar del éxito estos profesionales tuvieron que abandonar el proyecto debido a conflictos con la dirección general del periódico. El Mundo quería vender ideología o, es más, quería que sus noticias no informaran sino animaran a pensar y a apoyar determinadas opciones políticas. Así que Gumersindo y su equipo decidieron salir de El Mundo (al igual que lo han hecho otros profesionales de la comunicación como Carlos Boyero o Javier Ortiz) y fundar un nuevo proyecto que ellos describen como independiente, útil y abierto; han creado Soitu.es

Así que te animo a que te pases por allí y a que utilices este medio para informarte, al menos dale una oportunidad. Todos ganaremos si dejamos de confiar tan sólo en tres o cuatro grandes medios para informarnos.

Etica Hacker

Pau Contreras en su libro “Me llamo Kohfam: Identidad Hacker: Una aproximación Antropológica” identifica un sistema de valores o ética hacker que puede ser resumida en estos puntos

  • Toda información debe ser de libre acceso. La información debe fluir de manera abierta, para que todo aquel que la necesite la pueda utilizar. Esto es aplicable no solo a los equipos informáticos, sino a cualquier tipo de información referida a cualquier sistema o tecnología.
  • El acceso a los ordenadores dede ser ilimitado y total. Cualquier sistema tecnológico tendría que ser de acceso libre para realizar modificaciones de diseño que permitan su progresivo perfeccionamiento.
  • Desconfía de la autoridad. Promueve la descentralización. La mejor manera de promover el flujo libre de información es disponer de un sistema abierto y descentralizado, no dependiente de una autoridad central y única.
  • Un hacker deber ser valorado por sus hacks. Es decir, por la calidad de sus diseños y programa, no por criterios falsos y postizos como las titulaciones académicas, la raza o la posición social.
  • Un hacker puede y debe crear arte y belleza con un ordenador. Un buen hack, además de ser efectivo desde un punto de vista algorítmico, debe ser bello. El diseño debe, además de ser eficaz desde un punto de vista técnico, ser elegante y atender a criterios estéticos.
  • Los ordenadores pueden mejorar nuestra vida. Para un hacker, el hacking se convierte en aquello que da sentido a su vida. Frente a los trabajos alienantes y sin sentido, el hacking proporciona un aliciente basado en la exploración lúdica. Todo ello proporciona un modelo de vida más gratificante, basado en el desarrollo intelectual continuo.

Apuntes sobre innovación en gestión