Respirarás Redes Sociales

No se que escritor dijo algo así como que le interesaba el futuro porque tenía intención de pasar una larga temporada en él. Aspiro a lo mismo y, además, a seguir investigando y actuando entorno a las redes sociales. Por eso me han parecido sugerentes las ideas de Jeremiah Owyang sobre qué podemos esperar de ellas en los próximos años (sobre todo desde el punto de vista de los negocios). Así que, sumando algunas ideas propias a las de este autor, y de forma sintética,  creo que podríamos esperar que las redes sociales transitarán por cinco etapas o eras:

  • La era de las relaciones: Nos encontramos justo en el medio de esta era. Ahora mismo las personas están empezando a abrirse perfiles en las principales redes sociales (Facebook, Linkedin, Tuenti…) y lo que es más importante a establecer relaciones (amigos, contactos, etc.) en ellas. A mi me resulta fácil constatar este hecho cuando veo la actividad de mis amig@s en Facebook por ejemplo. Por un parte, veo que la mayoría de ell@s se ha abierto cuenta en los últimos tiempos y cuando repaso su actividad compruebo que, efectivamente, gran parte de ella consiste en aceptar amig@s e intercambiar mensajes.
  • La era de la funcionalidad: Sin embargo poco a poco vamos entrando en esta segunda era también. En ella, albergamos en la propia red social aplicaciones que nos resultan funcionales,  dicho de otra forma, útiles para gestionar nuestra información e identidad. En mi caso por ejemplo, en mi perfil de Facebook almaceno información sobre  películas y libros que voy viendo y leyendo. En este momento podemos encontrar miles de aplicaciones de este tipo para cada una de las redes sociales más populares (si queréis echar un vistazo os dejo la dirección del directorio de aplicaciones de Facebook y de LinkedIn). Lo realmente significativo de esta fase es que cada vez, por norma general, tenemos perfiles más enriquecidos con gustos, actividades, deseos, etc. que dicen mucho de nosotr@s. Por cierto, en un país tan propenso a crear comunidades online de rutas de monte y similares, ¿no se anima nadie a crear una aplicación para Facebook que permita guardar tus propias rutas en tu perfil para tenerlas ordenadas y además compartirlas con tus contactos/amig@s?
  • La era de la colonización: La siguiente era vendría por la diseminación de aplicaciones tipo Facebook Connect (o por soluciones similares promovidas por otras redes sociales). Imagina que, siguiendo con mi caso, puedo conectarme a las tiendas online de libros a través de mi perfil de Facebook (y no como ahora que necesito de un usuario específico y distinto por cada página o sitio web). Eso supone llevar toda la experiencia de la red social a esa página web, es decir, podría ver lo que mis amigos han comprado, recomendado, incluso, quien sabe, si algun@ está conectad@ chatear con el/ella de forma sencilla e inmediata. Esto supone, básicamente, convertir cualquier sitio de la web en una experiencia potencialmente social y esto es especialmente importante ya que como ha sido comprobado por activa y por pasiva las personas se fían básicamente de personas que consideran afines. Por lo tanto, las redes sociales nos acompañarán allá donde vayamos en el mundo digital, colonizando así la mayor parte del espacio web. Algunos ejemplos más de lo que podría suponer esta fase pueden consultarse en esta presentación. Desde luego un sitio web puede “negarse” a su conexión con las redes sociales pero entendemos que eso podría ser bastante peligroso para su credibilidad y que podría dar lugar a la desconfianza por parte de los potenciales visitantes que como quedo dicho valoran sobre manera el poder contrastar con otras personas opiniones.
  • La era de la contextualización: En esta siguiente fase, planteamos la posibilidad de que la página web no sólo sea una experiencia social sino enormemente personalizada. Siguiendo con el ejemplo anterior, la web de libros me podría hacer recomendaciones más específicas al tener acceso (siempre que yo le de permiso) a los libros que yo he leído así como a las valoraciones en forma de puntuación que yo estoy dando a cada uno de ellos en la aplicación que yo estoy utilizando en mi perfil de la red social. Esto supone cambios en muchos sentidos, desde la forma en la que planteamos una página web hasta el tipo de CRM que necesitamos en nuestra organización. De hecho, empresas importante del ámbito del CRM como salesforce. com empiezan a integrar en su software la posibilidad de que la información de un contacto provenga de Facebook. Con la vista puesta en este aspecto, las redes sociales le están dando mucha importancia a crear los mecanismos técnicos para que un usuario pueda hacer distintos grupos de “amigos” o “contactos” y es que es obvio que no estaremos dispuest@s a compartir la misma información con personas cercanas a nosotr@s que con empresas proveedoras de algún tipo de producto o servicio.
  • La era de las comunidades: Esta fase más que una era es una conclusión del recorrido que hemos seguido hasta ahora. Y es que cuando la web se convierta en una experiencia social compartida y altamente personalizada parece obvio que el poder de las organizaciones y las marcas retrocederá para dejar lugar un mayor espacio de decisión a las comunidades de usuarios autoorganizadas desde las redes sociales (o es que alguien cree que bajo estas circunstancias tardarían mucho en crearse grupos de amigos, más allá de los contactos cercanos, que tuvieran en común consumir una determinada marca o producto, algo que por otra parte ya está sucediendo). Desde luego, me parece, que las personas del ámbito del marketing, la comunicación, la gestión de marcas, etc. tienen bastante trabajo imaginando nuevas estrategias coherentes con esta posible nueva realidad.

En fin, es obvio que si bien las dos primeras fases son ya visibles, las siguientes están todavía “en pañales”. No obstante, con aplicaciones tipo Facebook Connect en vías de desarrollo no creo que tengamos que esperar mucho tiempo para comenzar a ser testigos de escenarios como los planteados en los puntos anteriores. En todo caso, ya se sabe que predecir el futuro es bastante temerario…pero es que es tan divertido 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *