Cuando voy a contar algunas ideas sobre la web 2.0 ante colectivos no demasiado “puestos” con el tema, una de las cosas que más les sorprende, es mi nivel de transparencia. Sobre mi, se pueden saber bastantes cosas navegando por la web: pensamientos y neuras (como ésta), lecturas, fotos, películas, mis páginas favoritas, videos…o hasta saber qué hago en cada momento.

Cuando me preguntan por qué lo hago, siempre me sale la misma respuesta; ¿por qué no? Generar mi propio contenido y almacenarlo es hoy sencillo y barato. Además no estoy siendo intrusivo, es decir, no bombardeo a nadie con mis cosas, si no existe interés es muy difícil que alguien sea consciente de mi presencia en la web. Claro, si me dedicará a robar bancos sería otra cosa, pero mi vida es mucho más convencional la verdad (aceptar esto es un paso importante para compartir), lo cierto es que aún compartiendo muchas cosas pocas son las personas, relativamente, que siguen sabiendo de mi. Así que no veo el mal que puede hacerme, pero sí veo el bien que me reporta: contactar con personas que participan, realmente, de mis inquietudes conmigo y que conforman una red en la que me apoyo cada vez con más comodidad. Sin esas personas, mi vida sería menos estimulante, seguro.

Pero, sinceramente, en este terreno como en muchos otros soy un principiante. Miren sino a Gordon Bell, de 73 años por cierto, investigador principal en Microsoft. El quiere recopilar su vida en un archivo digital (lograr la inmortalidad digital le llama él), en un proyecto experimental que se llama MyLifeBits, y por eso porta siempre consigo, alrededor de su cuello, una especie de cámara de fotos, llamada “Sensecam”, que contiene una serie de sensores que toman fotografías siempre que se producen cambios en la luz, el movimiento y en la temperatura ambiental. La vida de Gordon queda así registrada para la posteridad, y a mi, que no tengo una triste foto de mi abuelo me parece una idea alucinante.

Sí, seguro que a todos nos viene a la cabeza el debate entre privacidad y transparencia o los numerosos usos fraudulentos a los que puede dar lugar esta iniciativa. Pero aceptémoslo, y démonos una vuelta por la web (milones de videos, ideas, experiencias, fotos, blogs, etc.) y la televisión (los consursos de personas cantando, bailando, preguntando, cocinando….) para comprobar que mientras deliberamos la sociedad ya ha dado su veredicto.

Bueno os dejo con una entrevista con el Sr. Bell, donde explica cómo lo hace y lo más importante para qué.

[kml_flashembed movie="http://www.youtube.com/v/XTImVw7kbik" width="425" height="350" wmode="transparent" /]