Domingo a la mañana; hermosa sensación de estar “pasando el tiempo”. Entre mis manos los “Ensayos Completos” de Michel de Montaigne. Muchas personas me han recomendado este libro por eso quería empezar a leerlo, pero no se, quizás será mejor dejarlo para el verano. Mientras me decido leo una especie de declaración de intenciones que el autor escribió en 1580 como nota introductoria a este libro. Después de releerla me resulta curioso pensar que podría valer casi punto por punto como declaración de intenciones de muchos blogs actuales. Y es que deduzco que a de Montaigne le hubiera gustado esto de la blogosfera por algunas frases que voy cazando aquí y allá de entre sus textos; por ejemplo “Pues el no osar a hablar abiertamente de uno mismo, revela cierta falta de coraje”. Vamos que un hombre de nuestros días 2.0 este francés de Burdeos. Os dejo con el texto introductorio que antes os comentaba:

 

“Es este un libro de buena fe, lector.

De entrada te advierto que con él no me he propuesto otro fin que el doméstico y privado. En él, no he tenido ni el servicio a ti, ni mi gloria. No son capaces mis fuerzas de tales designios. Lo que dedicado al particular solaz de parientes y amigos: a fin de que, una vez me hayan perdido (lo que muy pronto les sucederá), puedan hallar en él algunos rasgos de mi condición y humor, y así alimenten, más completo y vivo, el conocimiento que han tenido de mi persona. Si lo hubiera escrito para conseguir el favor del mundo, habríame engalanado mejor y mostraríame en actitud estudiada. Quiero que en el me vean con mis manera sencillas, naturales y ordinarias, sin disimulo ni artificio: pues píntome a mi mismo. Aquí podrán leerse mis defecto crudamente y mi forma de ser innata, en la medida en que el respeto público me lo ha permitido. Que si yo hubiere estado en esas naciones de las que se dice viven todavía en la dulce libertad de las primeras leyes de la naturaleza, te aseguro que gustosamente me habría pintado por entero, y desnudo. Así, lector, yo mismo soy la materia de mi libro: no hay razón para que ocupes tu ocio en tema tan frívolo y vano. Adios pues.