Durante este último mes, he impartido varios cursos sobre algunas aplicaciones web. Algunos cursos han sido sobre Blogs, Wikis, RSS, etiquetación social, etc. y otros sobre una plataforma de e-learning (Moodle para más señas). El público ha sido variado también; trabajadores de la administración pública, consultores (aquí y aquí), investigadores y profesores de educación secundaria.  Estas son algunas de las reflexiones a partir de esta experiencia.

Sin duda, el comentario más repetido en las encuestas de valoración de los distintos cursos es; “he descubierto un nuevo mundo” o cosas parecidas. En efecto, las personas se entusiasman cuando comprueban todas las posibilidades que estas nuevas tecnologías de la información proporcionan. ¿Quiere esto decir que desconocían las herramientas que les presentaba? En general no, lo que ocurre es que tenían un concepto muy banal de ellas. El ejemplo más claro de lo que trato de decir es Youtube. En los medios de comunicación tradicionales no hacen sino mostrarnos el lado más superficial de este medio, reproduciendo una y otra vez caidas, golpes, accidentes y cosas, más o menos, graciosas. De esta forma, Youtube queda desacreditado como un lugar serio donde visualizar y compartir excelente material de mil y una disciplinas porque “Youtube es para las payasadas” como me dijo uno de los asistentes al curso.

Algo similar ocurre con otras herramientas. Por ejemplo, en el caso de los blogs a los asistentes a los cursos se les abrían los ojos al pensar en las posibilidades de difusión y de creación de redes que subyacen en un blog.  Una vez más no es que desconozcan lo que es un blog, sino que una visión excesivamente superficial del mismo no les permitía entender el significado profundo y profesional del asunto.  De forma parecida la  tecnología RSS,  al ser  conceptualizada como una nueva forma de leer en Internet y de hacer vigilancia competitiva sumaba muchos puntos de valor. Lo que ya no me he atrevido a contar es  el valor del microblogging  (servicios como twitter), como lugar al que se está fugando la conversación desde la blogosfera.

Lastima que en estas primeras sesiones de alfabetización empleemos mucho tiempo en enseñar el uso de las herramientas (a “cacharrear” vamos), porque lo realmente bonito empieza cuando estas personas empiezan a pensar en cómo un uso intensivo de blogs, wikis, RSS, etc. cambia sustancialmente aspectos importantes de su negocio. No obstante, no hay otro camino posible, hay que empezar haciendo para abrir la lata de los nuevos horizontes como suele decir Julen.

Después de esta experiencia veo más claramente que el gran aliado de este tipo de aplicaciones es la facilidad de uso y el gran enemigo la situación, en muchas ocasiones, deficiente en la que se encuentran las infraestructuras de TICs (velocidad de conexión, navegadores web obsoletos, etc.). Sí, existen otros obstáculos importantes (la “timidez” a la hora de crear contenidos o la sensación de perdida de privacidad, por ejemplo) al adoptar estas herramientas, pero éstos sólo desaparecen en la medida que las personas las utilizan y si no somos capaces de ofrecerles una experiencia satisfactoria libre de problemas abandonan a las primeras de cambio.

Bueno me dejo algunas cosas en el tintero pero este post empieza a ser demasiado largo, solo una pregunta más ¿las  personas de vuestro entorno piensan que esto de la web 2.0 es sólo un juego?…