La sección joven de OBEA 😉 de Mondragon Unibertsitatea ha estado hoy visitando a Oscar Ardaiz. Un placer conversar con Oscar y conocer el Campus de la Universidad Pública de Navarra que la verdad es de los campus más bonitos que he visto.

Oscar es profesor e investigador de Ingeniería Informática y como tal, está desarrollando interesantes ideas en el campo de cómo herramientas de tipo Wiki pueden incrementar la creatividad de colectivos de personas. Así, ha utilizado los Wikis para que sus alumnos compartan más y mejores ideas en torno a los proyectos que tienen que realizar en alguna de sus asignaturas. La idea es clara, colaborando e intercambiando experiencias y conocimiento entre los estudiantes a través del Wiki que ha desarrollado Oscar, las ideas pueden enriquecerse hasta conformar la base de proyectos más interesantes e innovadores.

Rápidamente hemos visto las conexiones con nuestras propias neuras; ¿Qué ocurriría si ese sistema cerrado, ya que solo pueden aportar conocimiento los propios miembros de la clase, se abriera a otras personas del exterior?. En principio y según las hipótesis de la innovación abierta, los resultados en términos de innovación serían mejores (en cuanto a la calidad y a la cantidad), y eso es lo que queremos demostrar. Para ello pensamos en un experimento en el que comparemos el resultado de tres grupos de alumnos (un punto de partida importante en la investigación sería que los tres grupos fueran homogéneos), en uno primero el grupo solo contaría con las contribuciones de los compañeros de clase (grupo cerrado como hasta ahora), otro contaría con las contribuciones del grupo de clase y de otro grupo de personas seleccionadas por su cercanía o,  por la confianza que los alumnos tienen en ellos; pueden ser amigos, otros compañeros de otras asignaturas, etc (grupo semi-cerrado) y finalmente otro grupo sería aquel que podría tener contribuciones del mundo mundial (grupo abierto).

Nos interesa constatar no sólo el impacto en los resultados sobre la innovación en sí, sino también, en el propio proceso y en la forma en la que viven la apertura del proceso los alumnos. Tenemos interesante preguntas que plantear y que este experimento nos puede ayudar a empezar a contestar, por ejemplo, ¿Cómo reaccionarán los alumnos ante las contribuciones del exterior? ¿Están dispuestos a perder, al menos en parte, el control de la dirección de sus proyectos para favorecer ideas innovadoras de los demás? ¿Cómo funcionan los distintos mecanismos de incentivos para dinamizar la participación en los contribuyentes externos?…

Pues eso, en el muy corto plazo nos hemos puesto como tarea ser capaces de redactar un proyecto que recoga la idiosincrasia del experimento y ya en 2009 ponernos manos a la obra para empezar a obtener a medio plazo los primeros resultados.