Sigo con el tema de las comunidades online. De hecho cada vez veo más claro que es un tema importante en la gestión de las organizaciones. Las empresas e instituciones empiezan a darse cuenta de que el conocimiento está cada vez más diseminado y que ser capaces de agregarlo puede resultar una ventaja muy importante para ellas. Además, la interacción que surge cuando las personas comparten un espacio de intercambio de información y/o conocimiento genera, en muchas ocasiones, un sentimiento de comunidad, de lazos entre personas, que permite una identidad común muy valiosa para el éxito y sostenimiento de muchos proyectos.

¿Cuál es mi objetivo? En principio no es crear una metodología para crear comunidades virtuales, de hecho ya existen empresas como por ejemplo Anuda liderada por Antxon Benito que ofrecen estos servicios. Mi intención es proponer conceptos, técnicas, etc. que ayuden a las organizaciones a entender mejor porqué, dónde y cómo necesitan una comunidad y cuáles son los aspectos fundamentales que facilitan que puedan obtener de ellas un resultado atractivo. Realmente, me gustaría que mi esfuerzo sirviera para que se entendiera que crear una comunidad online no es poner un sitio web bonito lleno de blogs y foros sino un esfuerzo mucho más ambicioso que tenga por fin integrar emocional e intelectualmente a personas en la consecución de una meta común.

Los contenidos y materiales que estoy desarrollando para ello los estoy dividiendo en cuatro apartados. El primero trata sobre los objetivos y las personas. En primer lugar estoy indagando sobre qué objetivos concretos puede tener una comunidad. En muchas ocasiones las organizaciones sienten la necesidad de crear comunidades pero sin concretar realmente para qué. Presentar una tipología de comunidades en función de los objetivos a alcanzar con sus respectivos ejemplos puede resultar valioso en mi opinión. En segundo lugar insisto en el tema de las personas. ¿Qué tipo de miembros tenemos o vamos a tener? Es radicalmente distinto contar con personas creadoras ya de contenido o, por el contrario, con personas que no participan en la web social. En este punto, me gustaría contribuir a destruir el mito de los nativos digitales y ayudar a pensar a las organizaciones en este tema en términos de competencias y no de generaciones. También en este punto me parece relevante hablar de la necesidad de contar con un propósito o sentido para la comunidad como punto importante para las personas que se van a comprometer en ella

El segundo apartado trata sobre las estrategias de participación/interacción. ¿Cómo hacemos participar a las personas? más importante aún ¿Cómo hacemos que interactúen entre ellas? Aquí he dividido el contenido que estoy desarrollando en tres partes. En uno primero analizo como contenidos, servicios, etc. que provee la propia comunidad de forma centralizada pueden ayudar a dinamizar la participación entorno a ellos sobre todo en los primeros momentos.  El objetivo básico es crear confianza entre las personas en los primeros momentos para que pueda surgir una interacción descentralizada entre ellas a posteriori. En la segunda parte trato de analizar las distintas formas de participación e interacción que podemos poner en juego en una comunidad. Sobre todo, haciendo hincapié en adecuar la relación entre el coste de participación e interacción y el compromiso mostrado por los miembros de la comunidad. En la tercera parte, me centro en los motivadores o, en cómo podemos incentivar a las personas para que aumenten  su actividad en la comunidad teniendo en cuenta que existen los costes de participación. Reputación, sentimiento de creatividad, reciprocidad, diversión, premios, etc. son el tipo de conceptos a trabajar en esta parte

El tercer apartado es para hablar de la tecnología y las aplicaciones. Mi objetivo aquí es reflexionar sobre las distintas opciones con sus pros y contras. ¿Cuáles son estas opciones? Bueno, en un repaso rápido y sencillo podemos destacar tres. Por un lado, crear un entorno web integral y totalmente personalizado como por ejemplo lo ha hecho Alfa para su comunidad. Una segunda posibilidad, es aprovechar redes sociales ya en marcha (facebook o tuenti por ejemplo) para dentro de ellas colocar nuestra comunidad por medio de la creación de grupos o redes. Una última posibilidad puede ser optar por una estrategia más distribuida apostando por combinar diversos elementos propios de la web social. Como por ejemplo ha hecho Cisco tal y como se muestra en la siguiente presentación.

En el cuarto y último apartado, trato de analizar temas relacionados con el gobierno de la propia comunidad. Así, analizo el tema de los indicadores de éxito, de la necesidad y las funciones de un “community manager“, de los códigos de conducta, etc. Sin duda esta es la parte en la que más verde estoy por ahora…pero hay tiempo!!

Bueno pues eso, que en esto estoy trabajando cuando puedo y que como siempre, soy todo oídos.