Cada año participo en el programa de doctorado de la Facultad de Empresariales de la Universidad de Mondragon. En él, imparto un pequeño seminario sobre investigación cualitativa. Este tipo de metodología ha conocido un resurgir bastante importante en los últimos años, debido, en parte, a dos circunstancias concretas. Por un lado, porque las técnicas cuantitativas sufren un proceso de descrédito generalizado al comprobarse la escasa proporción de varianza que consiguen explicar adecuadamente a través de modelos estadísticos cada vez más sofisticados. En segundo lugar, el esfuerzo por aumentar la fiabilidad y la validez de los instrumentos estadísticos se ha traducido en una sofistificación matemática operativa tal, que solo los iniciados pueden tener acceso a su organización con conocimiento de su verdadero carácter investigador. En contraste, la mayor visibilidad y proximidad a las situaciones reales que propugnan los métodos cualitativos, les confiere un carácter de acercamiento a la verdad de la que carecen las técnicas cuantitativas (ideas todas estás que pertenecen al Profesor José Ignacio Ruiz Olabuenaga).

La idea principal que pretendo compartir con los futuros doctores es que la investigación cualitativa no sirve en ningún caso para generalizaciones estadísticas sino para generalizaciones analíticas ” case studies are generalizable to theorical propositions and not to populations and universes“. Se trata de hacerse pregunta abiertas “¿por qué?, ¿cómo? cuyas respuestas requieran de una profundización importante en el contexto en el que se desarrollan. Del análisis de ese contexto investigado cualitativamente no puede salir una extrapolación sobre lo que ocurre en otros contextos sino sobre las herramientas conceptuales que nos puede ayudar a entenderlos.

Más concretamente me gustaría tratar cinco cuestiones sobre cómo poner en marcha investigaciones cualitativas:

  • La importancia del marco teórico no solo como input del estudio sino como objeto finalmente transformable (enriquecido) cuando termine la investigación.
  • La legitimidad del muestreo intencional bien realizado Vs. el muestro aletorio típico de las investigaciones cualitativas.
  • El interés de contar con un protocolo de actuación durante la recogida de datos cualitativos (en las entrevistas en profundidad por ejemplo) como forma de lograr la replicabilidad del análisis (es decir que cualquier otra persona pudiera llegar a realizar el experimento con los mismos resultados). Punto este del todo fundamental en ciencia.
  • Analizar los datos bajo una lógica conocida como “pattern-matching“, es decir, la búsqueda constante en los datos cualitativos de evidencias que engarcen con las pautas previstas en el desarrollo teórico. Si no se da esta conexión el investigador deberá sopesar la posibilidad de variar el marco teórico desarrollado.
  • Por último está el problema de la validez. El análisis cualitativo no cuenta con métodos objetivos que aseguren el rigor de los resultados obtenidos como es el caso de los métodos cuantitativos. Por eso es importante demostrar, durante todo el proceso de investigación, un rigor especial en todos los pasos a seguir, ya que si bien el resultado final no es totalmente verificable la forma de hacer para llegar a él puede dar muchas pista sobre la confianzabilidad del mismo. Así, proponemos técnicas de triangulación de datos, fuentes, investigadores, etc. para dar mayor rigor a la fase de recogida de datos por ejemplo.

En fin, todo un mundo este también…os paso la presentación que utilizaré para esta sesión.

P.D.: Ahora justo hace cinco años deposité mi tesis doctoral después de años bastante negros. Así que la lección fundamental que quiero hacer llegar a las personas que asistan al seminario es que siempre hay luz al final del tunel.