El término Crowdsourcing ha sido dado a conocer por Jeff Howe y hace poco Aitor nos escribía sobre ello en el blog de OBEA. En este post podíamos leer que el término Crowdsourcing “hace referencia a un modelo de colaboración diferente basada en la participación masiva de voluntarios y la aplicación de principios de autoorganización. Se trata por tanto de tomar un trabajo tradicional desarrollado por un agente y externalizarlo de manera pública a un gran grupo de personas. Otra definición bien pudiera ser la que aporta Soundbyte, que define el crowdsourcing como la aplicación de los principios del Open Source a sectores más allá del software“.

Daren C. Brabham, de la Universidad de Utah, esta llevando una serie de estudios de campo para buscar una respuesta a la pregunta de qué motiva a las personas a participar en proyectos de este tipo. En este post comienzo comentando el estudio que ha hecho sobre iStockphoto. Esta empresa es una agencia de fotos a la que una comunidad de fotógrafos amateurs suben las fotos que toman. Posteriormente los clientes de la agencia visitan la web de iStockphoto, se bajan las fotos que les interesan, pagando por ello una cantidad de la cual una pequeña parte revierte en el fotografo. Por lo tanto, para iStockphoto la clave reside en cómo generar un repositorio amplio de fotos a un precio muy competitivo, y lo resuelve distribuyendo la tarea clave de su negocio entre una comunidad amplia de personas.

Pero, ¿qué motiva a las personas a participar subiendo sus fotos a este servicio? Como se puede observar en la siguiente tabla, la oportunidad de ganar dinero, incrementar el propio potencial creativo y utilizar la comunidad como forma de canalizar la creatividad han sido las razones más elegidas por los fotógrafos.  El autor había planteado la tesis de que los motivadores  más importantes serían aquellos relacionados con la adquisión de nuevas habilidades, el reconocimiento de otros fotografos (ya que las fotos son valoradas y comentadas por otros usuarios) y la posibilidad de hacer redes entorno a la fotografía. Como señala Brabham “there is more work and more individual skill development taking place at iStockphoto than community-building, and it be assumed that many iStokers view the site as a place to make money than a place for friendship“.

¿Significa esto que el dinero es el motivador más importante en los procesos de crowdsourcing como sostiene el autor? Pues, depende. Obviamente si, como en este caso, de la participación de los fotografos la agencia se beneficia tan directamente, es lógico pensar que las personas quieran “una parte del botín”. Pero, en muchos otros procesos de crowdsourcing no hay una relación tan directa entre el objeto de participación y la explotación económica del mismo, es entonces cuando pueden tener más sentido incentivos más intangibles como: la genereación de redes, el sentimiento de creatividad, el sentimiento de pertenencia a una comunidad, etc.

Esta idea se sostiene en otros dos estudios; uno realizado sobre el servicio Innocentive y otro realizado sobre la comunidad Threadless. En los dos, los participantes señalan la recompensa monetaria como el motor principal de su comportamiento participativo y, en las dos comunidades también la explotación del objeto de participación es inmediata.

Además de este concepto de cercanía otro elemento a tener en cuenta, en mi opinión,  a la hora de elegir los incentivos a poner en juego es el impacto indirecto que queremos tener sobre la marca o la organización. Si apostamos por el dinero obviamente no vamos a generar mucha emoción, cercanía, etc. alrededor de nuestra marca y/o organización, mientras que si apostamos por motivadores como el sentimiento de comunidad, de pertenencia, de creatividad, etc. la relación de nuestros usuarios con respecto a nosotros puede derivar en algo más que una transacción, ¿no?, quizás ¿estamos construyendo una experiencia alrededor de nuestra marca?