Como ya comenté en un post anterior, estamos colaborando con la EOI y MIK para realizar un estudio a nivel estatal acerca de la empresa abierta. Hoy 27 de Julio tenemos en Madrid una reunión para valorar la marcha del proyecto y, aunque Julen ya ha compartido algunas ideas sobre esta experiencia, me gustaría dejar por escrito aquí algunas otras:

  • Las empresas del estudio, gran parte de ellas al menos, tienen un fuerte compromiso con algún propósito o sentido en su forma de actuar. Es algo que llevan en su ADN y que guía las decisiones y las acciones de la organización. No es Responsabilidad Social Corporativa (RSE), es decir, no se trata de paliar o potenciar un efecto provocado por un sistema del que la organización es parte, sino de constituirse en una iniciativa económica que produzca un ecosistema coherente con dicho propósito.
  • Las organizaciones estudiadas muestran un grado de apertura para la cooperación muy importante. No obstante esta colaboración se produce en entornos concretos, es decir, con otras organizaciones y/o personas con las que existe una relación de cercanía y confianza asentada. En este sentido, Internet facilita la cooperación pero no está siendo usado de forma que favorezca fenómenos como la innovación abierta, la inteligencia colectiva, el prosumerismo, etc.
  • Otra cuestión que me ha llamado la atención es la falta de sistemas de gestión estructurados. La falta de este tipo de instrumentos hace de estas entidades menos planificadas y predecibles, lo que genera cierto vértigo visto desde fuera pero, sin embargo, es asumido con normalidad por nuestros protagonistas. Lo que no cabe ninguna duda es que esta circunstancia las hace más adaptables y ágiles.
  • Otra variable bastante presente en la muestra de empresas es la apuesta por el conocimiento libre o al menos, la utilización de licencias poco restrictivas en el uso y distribución de aquellos contenidos generados en el curso de la actividad. Dicho esto he observado con mucho interés cómo las empresas tratan de hacer cuadrar el círculo; construir algo que es para todos y al mismo tiempo convertirlo en la base de una forma de vida económicamente sostenible.
  • Pasión es una palabra estupenda y desde luego deseable. Estoy convencido que trae al mundo económico más innovación, productividad, motivación, sentido, etc. pero seguir una pasión personal fuera de los cauces habituales trae consigo mucha incomprensión y, en caso de fracaso, una soledad absoluta. Cuando he visto lo que arriesgan muchas personas por seguir una opción novedosa y arriesgada he comprendido que como comunidad quizás deberíamos hacer más por atenuar estos riesgos; no puede salir tan caro fallar.

La foto es de Opensourceway´s