(Gran parte del texto de este post está compuesto por fragmentos del libro “Un mundo sin pobreza” de Muhammad Yunus, por no cansarme y cansaros con las referencias continuas a él dejo esta referencia genérica al comienzo)

Empezamos por lo que sí me parece los mismo; creo que cuarto sector y empresa social identifican una misma realidad. Existe alguna pequeña divergencia entre ellas pero creo que poco sustancial.

Sigamos ¿Que hay de la diferencia entre empresa social y “empresa normal”? Al igual que en las segundas, las primeras producen bienes y servicios, y los ofrece a sus clientes a un precio determinado. Sin embargo, el objetivo básico de la empresa social es generar beneficios sociales para las personas con quien entra en contacto. Puede que la empresa genere con su actividad beneficios, pero los inversores que la apoyan no obtienen ninguno, una vez recuperada la cantidad de dinero original que invirtieron. En lugar de transferirse a los inversores, el superávit generado por la empresa social vuelve a reinvertirse en la misma empresa. De esta forma se consigue que el ánimo de lucro nunca sustituya al impacto social como el determinante último de la acción. En este sentido, una empresa social es aquella sin perdidas y sin dividendos (las empresas consideradas del cuarto sector sí que contemplan el reparto de dividendos razonables entre los propietarios, y esto es lo que básicamente las diferencia de las empresas sociales).

¿Es lo mismo una cooperativa y una empresa social? No necesariamente, el cooperativismo no está orientado intrínsecamente a generar beneficio social. Es decir, los intereses de las personas que se unen para compartir la propiedad de la organización son, en gran parte de los casos económicos, ya que quieren obtener un beneficio financiero que se repartirán posteriormente. Es cierto que muchas cooperativas destinan una parte de sus beneficios a obras sociales pero esto recuerda más a un programa de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) que a una empresa social.

Y, ¿no es lo mismo la RSC y la empresa social? La filosofía de la RSC es, en muchos casos, un tanto contradictoria. Tomo las palabras de Yunus para explicarlo:

[la filosofía de la RSC consiste en] consigue tanto beneficios como sea posible, incluso aunque sea necesario agravar problemas sociales, pero, entonces, dona una cantidad de los beneficios a causas sociales[…]que haga algo que favorezca a los intereses empresariales. Y no olvides nunca explicar a bombo y platillo lo generoso que eres.

En definitiva, como los directivos de las empresas son responsables ante los propietarios o accionistas, deben dar prioridad a los beneficios económicos. Si aceptarán reducir los beneficios en aras del bienestar social, los propietarios tendrán motivos para sentirse estafados.

¿Es lo mismo empresa social y filantropía? No, la empresa social es autónoma económicamente. No necesita inyecciones de dinero externo constantemente. Además, las personas que invierten en empresas sociales recuperan el capital que pueden volver a reinvertir, o no, en la misma empresa. Es decir, al contrario que una ONG, por ejemplo, una empresa social tiene que generar sus propias mecanismos económicos de sostenibilidad al mismo tiempo que realiza una importante labor social. En definitiva, lo que busca la empresa social es escapar de la fuerza gravitacional que genera la dependencia de la caridad.

Otro tema es si tiene sentido la empresa social o es una utopía más, o qué tipo de objetivos y misiones puede acometer una empresa social en nuestro entorno, pero eso lo dejo para otro post (o para que alguno de vosotros se anime claro…)

La foto es de waltarrrr´s